Michael Phelps: Del oro olímpico a la depresión por el coronavirus

El nadador estadounidense Michael Phelps, el máximo medallista olímpico de todos los tiempos, escribió una carta en donde revela cómo lucha cada día contra la depresión y sus “demonios mentales”, lo difícil que le es sobrellevar el día a día de la cuarentena y confiesa que a veces quisiera no ser él mismo.

Phelps se confesó en un texto enviado al periodista Wayne Drehs de ESPN y que fue publicada este lunes. El nadador se desplomó al responder “¿Cómo estás?”.

“Todavía respiro -comenzó diciendo-. Este fue uno de esos meses en que mi estado de ánimo, sin parar, tuvo altas y bajas. La pandemia es uno de los momentos más aterradores que me tocó atravesar. Soy un agradecido de que mi familia y yo estemos seguros, con salud y de que no tengamos que preocuparnos por pagar las cuentas o poner un plato de comida en la mesa, como tantas otras personas en este momento. Pero aún así, estoy luchando “., dijo.

Phelps logró 28 medallas olímpicas en su carrera como deportista, se retiró después de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

En el texto señaló que: “Me vuelve loco. Estoy acostumbrado a viajar, competir, conocer gente. Esto es solo locura. Mis emociones están por todos lados. Siempre estoy al límite. Siempre estoy a la defensiva. Soy disparado tan fácilmente”, dijo el ex atleta de 34 años.

La pandemia ha sido un desafío que nunca esperé. Toda la incertidumbre. Estar encerrado en una casa. Y las preguntas. Muchas preguntas. ¿Cuándo se va a acabar? ¿Cómo será la vida cuando esto termine? ¿Estoy haciendo todo lo posible para estar seguro? ¿Está segura mi familia? Me vuelve loco. Estoy acostumbrado a viajar, competir, conocer gente. Esto es solo locura. Mis emociones están por todos lados. Siempre estoy al límite. Siempre estoy a la defensiva. Soy disparado tan fácilmente.

“Si pierdo un día, es un desastre. Entonces me meto en un patrón negativo de pensamiento en mi propia cabeza. Y cuando eso sucede, soy el único que puede detenerlo. Y generalmente no se detiene muy rápido.”

Siguió diciendo que: “Cuando estaba nadando, la piscina era mi escape. Tomaría toda esa ira y la usaría como motivación. Pero ahora ese escape se ha ido. En esos momentos aprendí que es importante intentar dar un paso atrás. Tomar una respiración profunda. Vuelva al punto de partida y pregúntese: ¿De dónde vienen estas emociones? ¿Porque estas tan enojado? Eso es algo que aprendí en el tratamiento. Eso es algo que trato de enseñarles a mis tres hijos. Pero cuando estás de ese humor, no siempre quieres hacer lo que es “correcto” o lo que sabes que debes hacer.”

“La cuestión es que las personas que viven con problemas de salud mental lo saben, nunca desaparece. Tienes días buenos y malos. Pero nunca hay una línea de meta”, asegura el exdeportista estadounidense.

Compruebe también

West Ham le complica al Chelsea su liderato en la Premier League

Por primera vez en toda la temporada y por segunda ocasión en la era de …