Las posiciones sexuales preferidas de ellos

Es posible que incluso tú tengas una lista de posiciones sexuales favoritas.

 

Seguro la vaquerita te hace sentir como la soberana de tu placer y con la de perrito no llegas al clímax ¡nunca! Pues, así como nosotras tenemos nuestros gustos, ellos también y, a lo largo de los años, han elegido su posición preferida.

Vaquerita

En primer lugar, les gusta esta posición por la vista: no hay nada que les excite más que ver a una mujer siendo la dueña de su propio placer y su cuerpo moviéndose de arriba para abajo. Además, tienen la posibilidad de usar las manos como gusten y tocar las caderas, senos o el trasero. Por si fuera poco, la posición les permite una penetración profunda mientras se relajan.

Misionero

Esta posición les gusta porque pueden estar en control. Además, es la favorita para estar con chicas primerizas y tímidas porque apenas se están familiarizando con las sensaciones. Es la más utilizada, no sólo porque es la primera posición que utiliza la mayoría, sino porque también es la más romántica e íntima.

Aunque le quitan muchos puntos porque la mujer no puede hacer gran cosa (como aprovechar los ejercicios kegel que han estado practicando) y ellos también se ven bastante limitados.

Perrito

Les gusta la vista, la penetración profunda, los sonidos y lo primitiva que realmente es. Por su parte, saben que muchas chicas no son fanáticas de esta posición pero, cuando pueden aprovecharla, lo hacen sin dudarlo porque también les permite tomar un ritmo rápido y fuerte sin que nadie les reclame.

Vaquerita en reversa

Esta posición es de las favoritas porque combina la vista del ‘perrito’ y la penetración profunda de la ‘vaquerita’. Lo único malo es que el pene no es tan flexible y se tiene que tener mucho cuidado para que se consiga placer y no incomodidad.
Además, ésta no es de las más frecuentadas así que todavía hay mucho que descubrir para poder aprovecharla al máximo.

Compruebe también

Qué significa el «Slow sex», motivos por los que deberías probarlo

Hay tantas maneras de disfrutar la sexualidad que no somos muy conscientes de que podríamos …