Los españoles salen del confinamiento al tiempo que el hospital de Ifema cierra sus puertas

Por Belén Carreño y Inti Landauro

1 may (Reuters) – España cerró el viernes un gigantesco hospital de campaña en Madrid que se había convertido en un símbolo de la lucha contra la pandemia de coronavirus, al tiempo que la gente se prepara para salir de sus casas a pasear por la calle después de siete semanas bajo un estricto confinamiento.

Los acontecimientos han mostrado que España está saliendo de una crisis que ha cobrado la vida de 24.824 personas. El número de muertes causadas por el nuevo coronavirus en las últimas 24 horas aumentó en 281, frente al incremento diario de 268 del jueves, según datos publicados por el Ministerio de Sanidad, cifra que sigue siendo una de las más bajas en semanas.

Sin embargo, el costo económico va en aumento. El Gobierno español prevé un daño enorme a su economía por el brote de coronavirus, con un pronóstico de descenso del Producto Interno Bruto (PIB) del 9,2% en 2020, mayor que el registrado durante la Gran Recesión de 2008-2013, según dijo el viernes la ministra de Economía, Nadia Calviño.

España ha sido uno de los países más afectados por la pandemia, la cual se extendió por todo el mundo desde China a partir de diciembre.

Sin embargo, el descenso de la pandemia en España ha reducido drásticamente el número de personas ingresadas en los hospitales -732 nuevos pacientes, según los últimos datos- y las autoridades acordaron cerrar el viernes las instalaciones sanitarias levantadas de manera provisional en el recinto ferial de Ifema de Madrid.

El hospital de campaña de Ifema, con 1.350 camas, ha sido el más grande de España durante el brote y un símbolo de lucha para el país. Trató a unos 4.000 pacientes, y seguirá equipado y listo para reabrir en caso de un nuevo brote.

Uno de los pacientes que salía del recinto en silla de ruedas fue aplaudido por el personal sanitario mientras un cantante entonaba el aria «Nessun Dorma» de la ópera «Turandot».

Sin embargo, decenas de trabajadores sanitarios protagonizaron una protesta cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, vino a cerrar oficialmente el recinto, exigiendo más pruebas contra el virus y mejores equipos de protección. Los datos muestran que 41.239 trabajadores de la salud han dado positivo al COVID-19 hasta la fecha.

Los sindicatos españoles no pudieron salir a las calles en las tradicionales manifestaciones por el Día del Trabajador, con la imposibilidad de reunirse por primera vez desde que se legalizara el derecho de manifestación en España en 1978.

Adaptándose a las restricciones, los sindicatos convocaron mítines virtuales en las redes sociales, exigiendo derechos laborales, de cara a la peor crisis económica de la historia de España y una enorme oleada de desempleo.

El Gobierno de España pronostica un descenso del PIB del 9,2% en 2020 y una tasa de desempleo que podría llegar al 19%, dijo el viernes Calviño. La ministra también señaló que pese a que el PIB se recuperará parcialmente en 2021, con un crecimiento del 6,8%, la desocupación no bajará demasiado, situándose en el 17,2%.

LOS ESPAÑOLES SALEN A PASEAR

El sábado, los españoles podrán salir por primera vez desde el 15 de marzo a caminar o a practicar deporte de manera individual, poniendo fin a uno de los confinamientos más estrictos de toda Europa.

El domingo anterior los niños pudieron salir por primera vez en seis semanas, con familias acudiendo a los parques y paseos marítimos.

Para evitar abarrotamiento de personas, el Gobierno ha implementado un sistema de turnos para salir a la calle basado en grupos de edad.

A partir del sábado, de 6.00 a 10.00 y de 20.00 a 23.00 se permitirá a los mayores de 14 años en adelante dar paseos cortos y practicar deporte individual. Entre el mediodía y las 19.00 será el turno para los menores de 14 años -un máximo de tres y acompañados de un adulto-, y el resto de franjas horarias se reservarán para los mayores de 70 años o personas dependientes con cuidador.

Las salidas forman parte de un plan de apertura progresiva que a partir del lunes permitirá también la reapertura de algunos negocios, junto con medidas más flexibles para los archipiélagos de Canarias y Baleares.

La higiene meticulosa y el distanciamiento seguirán siendo de suma importancia.

Las playas y los hoteles siguen vacíos en un sector turístico que es uno de los que más contribuye a la economía.

Otro motor, la construcción y el sector inmobiliario, también está paralizado después de haberse recuperado de la crisis financiera de 2008.

(Información adicional de Michael Gore, Julien Hennequin, Andrea Ariet y Michael Susin; editado por Angus MacSwan; editado en español por Tomás Cobos y Andrea Ariet)

tagreuters.com2020binary_LYNXMPEG4034L-BASEIMAGE

Compruebe también

Eurodiputados emplazan a Josep Borrell a corroborar condiciones de Gilber Caro

Un grupo de eurodiputados solicitaron este lunes al Alto Representante para la Política Exterior de …