Vivir cerca de espacios verdes puede aliviar el síndrome premenstrual

Residir en un barrio con muchos espacios verdes, como parques y jardines, ya se había asociado a números beneficios para la salud, desde un menor riesgo de padecer enfermedades como síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, o cáncer de mama, a menos probabilidades de que los mayores desarrollen deterioro cognitivo, o de que los niños sufran trastornos psiquiátricos. Ahora, un estudio con participación española también ha encontrado que las mujeres que viven cerca de zonas verdes tienen menos probabilidades de presentar síndrome premenstrual (SPM).

Alrededor del 20% de las mujeres en edad reproductiva sufre lo que se conoce como SPM, que provoca un conjunto de trastornos físicos y psicológicos que deterioran su calidad de vida en los días previos a la aparición de la menstruación. En el nuevo estudio, realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación ‘la Caixa’, y la Universidad de Bergen (Noruega), han participado más de 1.000 mujeres de entre 18 y 49 años de las ciudades de Bergen (Noruega), y Gotemburgo, Umeå y Upsala (Suecia), de la cohorte europea RHINESSA.

El objetivo de los investigadores, cuyo estudio se ha publicado en Environment International, era comprobar si vivir cerca de espacios verdes urbanos podría contribuir a evitar o reducir los síntomas del síndrome premenstrual. Las participantes contestaron un cuestionario en el que informaban sobre su estilo de vida, actividad física y salud reproductiva, e indicaban si padecían alguno de los ocho síntomas característicos del SPM: irritabilidad, ansiedad, más sensibilidad o propensión al llanto, depresión, problemas para dormir, dolor abdominal, sensibilidad en los pechos o distensión abdominal y dolores de cabeza.

Para calcular la cantidad de zonas verdes cercanas a los hogares de las participantes se usó el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI). Además, se midió el IMC y se estimó la exposición residencial a la contaminación atmosférica –dióxido de nitrógeno (NO2) y materia particulada PM2,5 y PM 10–.

El contacto con la naturaleza reduce los síntomas del SPM

Los resultados mostraron que las mujeres que residían en barrios con más espacios verdes presentaban menos síntomas del síndrome premenstrual y menos probabilidades de experimentar cuatro de los ocho síntomas estudiados: ansiedad, depresión, dificultades para dormir y sensibilidad en los pechos e hinchazón abdominal.

“Al analizarse la exposición a los espacios verdes en un momento concreto en el tiempo, el análisis no arrojó ningún resultado significativo, por lo que nuestro estudio apunta a la importancia de la exposición a los espacios verdes a largo plazo, donde sí se hallaron los beneficios contra los síntomas del síndrome premenstrual”, señala Payam Dadvand, investigador de ISGlobal y coordinador del estudio.

“Tres de los cuatro síntomas que mejoraban con la exposición a los espacios verdes eran psicológicos, lo que es coherente con lo que ya sabíamos: el contacto con la naturaleza es beneficioso para reducir el estrés y mejorar la salud mental”, explica Kai Triebner, investigador de la Universidad de Bergen y primer autor de la publicación. “El estrés puede empeorar los síntomas del síndrome premenstrual al aumentar los niveles de la hormona cortisol, que, a su vez, podría estar asociada con una mayor liberación de progesterona, que se ha relacionado con la aparición de síntomas del síndrome premenstrual”, añade.

“Cada vez existen más estudios científicos que concluyen que los espacios verdes son beneficiosos para nuestra salud, pero en muchas ciudades no tenemos suficientes o no están cerca de la población, por lo que las y los responsables políticos urbanos deberían priorizar los entornos naturales como algo esencial para nuestra salud”, concluye Dadvand.

Compruebe también

Las frutas cítricas y su importancia en la cosmética

Las frutas cítricas siempre tan tenido gran incidencia en el campo de la salud y la cosmética; por …