Gloria a Nueva Esparta por Manuel Avila

Los que no creyeron en el Efecto Morel todavía hacen conjeturas y análisis de todos los calibres para investigar las razones por las cuales los neoespartanos prefirieron a Morel por encima del Gobernador y El Protector. El efecto Morel se mantuvo desde hacía buen rato en la punta de las encuestas con un 43% y eso lo repetimos hasta el cansancio. Pero muchos políticos y personas de la sociedad civil se negaban a creer lo que estaba ocurriendo en las profundidades de la sociedad insular. Bastaba con pegar la oreja a la tierra para escuchar los cascos de los caballos resonando en los espacios de Nueva Esparta o los sonidos del viento en La Sierra, en las montañas de Macanao o en el Cerro Matasiete. Se escuchaban los cañones en los pueblos donde la gente anunciaba que votaría por Morel y eso hicieron porque opositores y chavistas se cansaron y los miembros de la sociedad civil también apostaron al triunfo del roblero.

Solo el Protector y el Gobernador no terminaron de entender que los neoespartanos son agradecidos y volvieron a confiar en el Gobernador que construyó el estado en sus tres cuartas partes. La gente estuvo en sintonía con Morel y aun cuando no hizo su mejor campaña por la presencia de la pandemia pudo salir adelante por encima de las dificultades. Lo cierto es que la gente de Nueva Esparta quiso meterse en la onda de los cambios y lo logró con el coraje de unos ciudadanos que cansados de tanta miseria y calamidad votaron por la única alternativa válida en Morel Gobernador y en seis alcaldes que se empeñaron en cambiar a Nueva Esparta.

Ahora todos son análisis provenientes de todas partes con argumentos disímiles y propuestas de cambio que están cristalizando en Morel, los alcaldes. diputados y concejales que bajo la brisa del Efecto Morel pudieron superar las pruebas con obstáculos que le puso el régimen.

Sin dudas que si el ex Gobernador hubiese entendido que era solo un obstáculo y que no tenía ningún chance de triunfar, otro gallo cantaría y tendríamos por los menos 10 alcaldía en Nueva Esparta. Nunca hubiésemos perdido Marcano con el efecto Morel vivo y si el candidato de la MUD hubiese orientado su rumbo hacia el candidato regional con mayor opción de triunfo. Al final se inmoló en medio de una batalla dispareja donde un candidato que ni siquiera era de la zona le propinó una derrota aplastante a quien tuvo la oportunidad de caminar con Morel y prefirió a quien no tenía ninguna opción electoral. En Antolín del Campo fue peor porque Nelson Zarate perdió apretado solo porque un candidato de la MUD recibió el mandato que se atravesara para quitarle a ese municipio la posibilidad de salir del yugo rojo.

En Díaz se pudo dar la estocada a la revolución con Maira Rodríguez que tuvo a Marisel Velásquez a la rueda y por la terquedad de Arturo Salazar y Alfredo Díaz se perdió de sepultar al chavismo en Nueva Esparta. En Arismendi la candidatura destiempo del Pastor Luís Delgado casi llegó a los 4 mil votos doblando a la propuesta clasista del casco de la Ciudad que superó a duras penas los 2 mil votos. Con tantos obstáculos ganó la oposición los principales municipios con Morel David en Maneiro superando los 11 mil sufragios y enterrando al ex alcalde que sacó apenas 1600 sufragios y se enterró para toda la vida y a una desconocida concejal que apenas llegó solo a 4 mil votos para bajar al PSUV de la dura cifra de 7 mil votos.

 El Chino José Antonio González en Mariño fue el fenómeno electoral con 19 mil votos para ganarle a dos ministros caraqueños, a un Gobernador en ejercicio con 8 años de alcalde de Mariño y a 12 años de una primera dama candidata a la Alcaldía de Mariño. Contra todo eso el Chino González en binomio con Morel Gobernador pudieron derrumbar la muralla de Mariño. Con los 7 mil votos que sacó la ex Primera Dama de Mariño se le cobró al ex Gobernador su paso nefasto por la Gobernación de Nueva Esparta y por la destrucción de Porlamar convertida en una especie de Ciudad Fantasma.

En Tubores Iraima Vásquez entendió desde el principio que pegada a la rueda de Morel no tenía pérdida y eso hizo para alcanzar una victoria aplastante en esa parte de Margarita. En Villalba fue José María el alcalde por escasos 200 votos de ventaja sobre Freddy Serrano, pues la compra de votos y de conciencia rebasó los números calculados del aspirante que se vio precisado a amurallar su candidatura porque los rojos le imprimieron sazón a la campaña para alcanzar un número de votos que no soñaron nunca en tener.

En Macanao fue donde la MUD y la manito pudieron colearse con un candidato amarrado al Alfredismo derrotado y al peruano perdedor, pero que se levantó para llevarse la corona en tierra macanagüera y salvar la honrilla a un ex Gobernador derrotado por sus ambiciones milenarias.

Así quedó Nueva Esparta como el estado donde la gente utiliza el voto como instrumento del ciudadano y donde se tejió la victoria más importante del país. Pudo haberse dado la gran lección política al madurismo, pero nunca entendió el ex Gobernador que su derrota estaba marcada en el corazón y la mente de los neoespartanos que no vieron gestión del ex Gobernador y el Protector en los últimos 4 años.

Encíclica/ManuelAvila

Compruebe también

Ni aprenden ni olvidan por José Gregorio Rodríguez

Ni aprenden ni olvidan la oposición venezolana es igual alos borbones Referendum Revocatorio o presidenciales 2024