El porque del triunfo por Morel Rodríguez Ávila

A pocos días del evento electoral a celebrarse el venidero #21N, escribo estas reflexiones animado por las últimas manifestaciones que a favor de nuestra candidatura viene protagonizando el pueblo en todos los rincones de Coche y Margarita. Lo hacemos simplemente como modo de respuesta a las mentirosas acusaciones y groseras críticas surgidas del lado de mi opositor, el que no podrá reelegirse, visto y comprobado como él lo tiene que mi victoria es imparable y que su derrota política tiene fecha límite marcada irremediable e inevitablemente.

No nos preocupan sus mentiras que lanza en contra nuestra. Lamentamos sí las que haya venido sosteniendo, desde hace cuatro años, por constituir un vil engaño al pueblo insular, dado el enorme daño que su inexperiencia, su insensibilidad y su desidia le han ocasionado su reprochable conducta como ciudadano y como autoridad.  Lo que de nosotros dice y ordena digan boca a boca sus ya escasos sigüises, y difundir por las redes son simples infundios, muestra evidente, de la desesperación que en él y en sus allegados se ha desencadenado al verse desde ya definitivamente derrotado.

El no entender que se le rechaza en todos los sectores insulares, consecuencia de su pésima gestión en funciones de gobierno, tanto municipal como regional, lo muestra como un incapaz y, actitud tan obtusa, o mejor dicho tozuda, sin lugar a dudas, es suficiente para comprobar que de verdad este señor es un gran equivocado de la política. Para la política, la decente, democrática, respetuosa de la pluralidad y ciertamente efectiva en cuanto al destacado papel que un verdadero político está obligado a desempeñar, asunto primordial que la sociedad civil entera le demanda, su desempeño no resulta nada positivo sino exactamente todo lo contrario.

Pero es el pueblo quién mejor respuesta le viene dando al plenar cualquier asamblea en la que somos invitados o recorre feliz, desbordando las calles, acompañándonos en marcha triunfal hacia el #21N. Sus enviados a constatar lo que a diario sucede en los once municipios a favor nuestro, si es que no le mienten, asunto muy difícil porque no pueden desaparecer multitudes, son los mejores testigos de lo que mayoritariamente ocurre. Y como no acepta verdades ni menos explicaciones, la situación se le torna en extremo complicada.

La nuestra ha sido una campaña afirmativa, difusora de realidades, que no miente y a la hora de la crítica no exagera en el señalamiento, pero sí marca pauta en cuanto se refiere al planteamiento de soluciones concretas y posibles a la dura problemática que los margariteños y cochenses, como el resto de los venezolanos, sufrimos actualmente. Con la enorme y gigantesca diferencia que se nos sabe sinceros y cumplidores porque en cada pueblo hay una obra que, en conjunto, conformó el mapa de progreso y desarrollo que le fuimos construyendo al estado Nueva Esparta; progreso y desarrollo que se perdió en manos de inexpertos tri soleados y de improvisados y equivocados politiqueros. No inventamos excusas para tratar de esconder fallas, ni echarle la culpa de nuestros fracasos a los demás para negar lo que es tan grande como una catedral, que no se supo hacer lo que nos correspondía llevar a cabo. No. Nosotros concretamos. Responsables como siempre lo hemos sido, pudimos realizar una amplia obra de gobierno, de forma tesonera, agrupando voluntades, dando ejemplo.

No nos quedamos varados por falta de iniciativas. Por el contrario, cientos de proyectos le entregamos al gobierno central, bien conformados, y muchos, muchos nos fueron aprobados por su importancia y viabilidad y asegurados sus provechosos resultados. No fuimos groseros ni malcriados, pero sí respetuosamente firmes en la solicitud de recursos o en el reclamo. Todo lo que hicimos contribuyó, sin que nadie pueda negarlo, al crecimiento que impulsamos con mucho esfuerzo junto a los sectores de la sociedad civil, logros lamentablemente perdidos por la desidia con que actuaron los gobernadores cuya hoja de servicio encierra muchos errores y muy pocos aciertos.

No extraña para nada los ataques que el ya derrotado aspirante a la reelección nos está lanzando a diestra y siniestra. Son, en criollo, pancadas de ahogado, y miren que la mar es honda y grande, que lo evidencian como desesperado, reitero, al comprobar cada día, y faltan pocos, que los insulares están mayoritariamente a nuestro lado, que nos saben capaces de rescatar lo que Nueva Esparta perdió; que estamos de primeros, y creciendo, con enorme ventaja frente al abanderado del oficialismo y al que de antemano el pueblo le rechazó la reelección.

Y esta verdad le duele, al tiempo que alegra al pueblo entero

@MorelRodríguezA

Compruebe también

Ni aprenden ni olvidan por José Gregorio Rodríguez

Ni aprenden ni olvidan la oposición venezolana es igual alos borbones Referendum Revocatorio o presidenciales 2024