Alfredo Díaz llegará tercero por José Gregorio Rodríguez

Desde principios de año he debatido solidariamente con un grupo de amigos, la mayoría de ellos vinculados con la oposición partidista, los posibles escenarios de evolución de la política nacional, luego de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre del 2020.

Primero conversamos hasta el cansancio, sobre las posibilidades que, por vez primera, desde hace más de tres lustros, un nuevo CNE, plural para más señas y elegido por la nueva Asamblea Nacional, fuera el que convocara las elecciones. Más adelante estuvimos en desacuerdo sobre la convocatoria a esas elecciones para este mismo año y luego de realizada la convocatoria para unas mega elecciones regionales y municipales el próximo 21 de noviembre, entramos de lleno al tema más apasionante y todos, por la cantidad de aristas que presenta ¿Cómo asumiría el variopinto espectro antichavista venezolano, la participación en el proceso?

Casi nadie me acompañó en mis opiniones, cuando discutiendo el caso de Nueva Esparta, anticipé algún juicio sobre el comportamiento del gobernador Alfredo Díaz. Siempre dejaban colar que yo soy muy crítico con la actuación del personaje, desde sus tiempos de alcalde de Porlamar.

Sin embargo, hoy puedo decir, con orgullo porque estuve acertado en el análisis y con tristeza al mismo tiempo, porque se trata del gobernador de mí terruño, que la vida nos viene otorgando la razón.

Para los que no querían creer y los desmemoriados, existe el testimonio escrito de unas cuantas columnas de opinión y mensajes escritos por las redes sociales, desde hace ya bastante tiempo.

Pero hoy quiero compartir con ustedes lo que pienso de la actitud actual de Alfredo Díaz, a la luz de los escenarios más probables resulten del 21 de noviembre.

En primer lugar, quiero dejar bien claro, que estoy convencido que Alfredo Díaz, haga lo que haga de aquí al 21 de noviembre llegará en el tercer lugar. Veamos.

Gana Morel Rodríguez: Si a pesar de que el gobernador Alfredo Díaz, mantiene su candidatura a la reelección hasta el 21 de noviembre, finalmente logra imponerse Morel Rodríguez Ávila, el “ridículo político” con el que se le asociaría en lo adelante al señor Alfredo Díaz, le dificultará en demasía replegarse para acumular fuerzas e intentar reaparecer en los próximos tiempos. Le sería muy difícil intentar nuevamente aspirar, cuando menos a la gobernación.

Gana Dante Rivas: A los efectos del pueblo opositor, Alfredo Díaz, sería el gran responsable de la derrota de ese sector en Nueva Esparta, por su empecinamiento en ser candidato a pesar de lo que dicen las encuestas. Se pondría en evidencia que el único propósito de su candidatura fue procurar la derrota de Morel Rodríguez.

Si ganando Morel, o ganando Dante, el gobernador Alfredo Díaz, llega de tercero en el “marcador” del 21 de noviembre, como le explicaría a la gente que era el candidato de la unidad ¿De la unidad de quiénes? De los contratistas, proveedores, y enchufados de toda naturaleza que lo han acompañado, unos, desde sus tiempos de alcalde, otros, los más aventajados, desde hace cuatro años cuando llegó a la gobernación. Estos últimos, por cierto, buscando “oxigeno” en el comando de Morel Rodríguez, en los últimos días. Si me entregaran las fotos que logré ver para publicarlas, no quedaría “hueso sano” en el entorno de Alfredo Díaz.

Alfredo Díaz y quienes lo acompañan, le están apostando “topo a todo” a la tarjeta de la MUD. Olvidan una regla de oro de la vida y de la política, todo instrumento tiene su momento, y el de la Mesa de la Unidad Democrática expiró en el 2015, entre otras cosas porque quienes dirigieron ese proceso, lo condujeron al lastimoso lugar en el cual se encuentra en este momento.

Estamos convencidos que Alfredo Díaz, realmente se creyó el cuento de su invencibilidad, olvidó que la primera vez que intentó ser concejal de Porlamar, como candidato del partido Lider, de José Rafael Fuentes, no obtuvo más de 200 votos y quedó en los últimos lugares en esa contienda.

No solo subestimó de todas las formas posibles, la capacidad de Morel Rodríguez Ávila, de coger calle para promover su candidatura a la gobernación, sino que además se burló de la posibilidad de que tuviera éxito en esa misión. No consideró nunca la posibilidad de apartarse y ceder el “testigo”. La arrogancia lo gobierna por completo.

Para finalizar, por ahora, examinemos someramente estos otros escenarios que se pueden presentar el 21N y cómo incidirán en el desarrollo de la lucha política por el liderazgo opositor en Nueva Esparta.

Si gana Morel Rodríguez Ávila la gobernación y José Antonio “El Chino” González Millán, la alcaldía de Mariño, se estaría cerrando el ciclo del liderazgo de Alfredo Díaz en Porlamar y en Nueva Esparta, el cual comenzó el 23 de noviembre del 2008, cuando ganó la alcaldía del municipio Mariño (Porlamar), por vez primera. Sin embargo, el caso de la candidatura del Chino González Millán y sus posibilidades de éxito, lo examinaremos con detenimiento en una oportunidad posterior.

La única opción que tiene Alfredo Díaz, de quedar “herido en combate” pero con vida (política por sí acaso), es si su actual esposa, Leynys Malavé, logra ganar la alcaldía de Mariño, sin embargo, se mantendría con “respiración artificial” siempre temiendo que su consorte ordene la “eutanasia política”. Sin embargo, como dije en el caso anterior, la situación del municipio Mariño, por ser la jurisdicción electoralmente más numerosa, merece un análisis especial.

Además, es importante incorporar en el análisis de ese municipio, que está en manos del PSUV desde el 2017, por vez primera desde que inició la revolución bolivariana, y que a pesar que decidieron cambiar el “tercio” y postular a un candidato distinto al burgomaestre Francisco González, en la persona del diputado a la Asamblea Nacional, Hantonny Coello, el Polo Patriótico mantiene posibilidades ciertas de alzarse con la victoria, especialmente si se materializa una importante división del electorado opositor.

Igualmente, debemos hacer mención a la situación de la oposición en el municipio Maneiro. Hasta el momento en el cual apareció y se consolidó la candidatura a la gobernación de Morel Rodríguez Ávila, nadie puso en duda la candidatura a la reelección del actual titular del despacho de Pampatar, Morel David Rodríguez.

La obsesión de Alfredo Díaz contra Morel, lo llevó primero a inventar la candidatura del actual procurador del estado, Alejandro Canónico, para confrontar con el único alcalde que tiene la oposición en Nueva Esparta, el cual para más señas, ha sido exitoso para Tirios y Troyanos.

Un “alfredólogo por ociosidad”, me comentó en días pasados que contra Morel David, no solo actuaba el “occipital antimorelista” de Alfredo Díaz, sino que además, que es la evidencia que pone de manifiesto el fracaso de la gestión del Gobernador. Tiene una obra que mostrar en el mismo periodo que Alfredo Díaz no hace sino llorar porque según, el gobierno central no lo dejó gobernar.

Estoy convencido que, en Maneiro, el pueblo opositor votará por el actual alcalde y el candidato de Alfredo Díaz, llegará lejos en el tercer lugar.

Finalmente, me quiero referir al último “importado” que “se trajo” Alfredo Díaz, para reforzar su alicaído comando de campaña, especialmente para intentar apuntalar la aspiración de su esposa en Mariño.

Me refiero al “autoexiliado” ex diputado, Jony Rahal, quien hace cuatro años “marcó la milla” y abandonó el país porque era un perseguido político sin serlo. No conozco las razones que ocasionaron la huida del ex diputado Rahal, pero en todo caso “el miedo es libre”.

Mal puede ahora, después de abandonar a su suerte al pueblo de Nueva Esparta, especialmente del municipio Mariño, venir Jony Rahal, a buscar votos para otra persona. Eso expone públicamente la debilidad electoral de su candidata, pero sobre todo, deja mucho que pensar del dirigente de Primero Justicia, quien volvió a Venezuela y a Margarita sin ningún contratiempo, desmintiendo la versión que era un perseguido del gobierno.

Sinceramente prefiero creer que son cosas de Alfredo Díaz, en su desesperación por lo que ve se le viene encima, y no una actuación consultada con la candidata. En todo caso, esos son problemas de pareja sobre los que no acostumbro opinar. En cualquier caso, reitero por esta vía, mis sentimientos de respeto y afecto por la primera dama.

Podríamos seguir argumentando sobre este tema hasta “consumir” los caracteres que el cansancio nos permita, pero al final, la conclusión siempre será la misma.

Alfredo Díaz llegará tercero.

 

Compruebe también

El cadáver a caballo por Carlos Raúl Hernández

El cadáver pretenden ganar batallas pensando que el socialismo había terminado con la URSS, pero misteriosamente retorna en Venezuela en 1989