Las sopas frías, sabrosas y refrescantes

Las sopas frías son perfectas para días calurosos. Son preparaciones que siendo de textura líquida o cremosa, se sirven a temperatura inferior a la temperatura ambiente. Muchas veces se elaboran principalmente de hortalizas.

Aparte de ser sencillas y fáciles de hacer, las sopas frías también son saludables, sabrosas, atractivas y muy refrescantes.

Por ejemplo, el gazpacho es un clásico entre ellas. Esta fórmula que nació en el sur de España, tiene diferentes versiones y se ha extendido por numerosos países. También está el salmorejo, otro emblema de su gastronomía.

De Francia surgió la vichyssoise elaborada con ajoporro. La cocina rusa posee la okroshka, mientras que la turca tiene la cacik. Y aunque existen muchas otras, todas ellas son claros ejemplos de esta modalidad de sopas.  

Sopas frías para lucirse

A continuación tres opciones, de muchas que existen, para que se luzca y sorprenda a sus comensales con un primer plato.

De melón

Sopa fría de melón
Foto vía CDN

Ingredientes (4 porciones)

  • 1 melón mediano maduro
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • ½ taza de jugo de naranja o de manzana
  • 1 ml de sal
  • 1 ml de pimienta recién triturada
  • ¼ de cucharadita de nuez moscada

Preparación

  • Pele el melón y sáquele las semillas.
  • Corte el melón en trozos de  2,5 cm.
  • En un procesador, haga un puré con el melón, el jugo de limón, la sal, la pimienta y la nuez moscada.
  • Si la sopa se le ve demasiado espesa, póngale el jugo de naranja para ajustar la consistencia.
  • Pase la sopa a un tazón mediano y refrigérela por 2 horas.
  • Sirva fría.

De guisantes

Sopa fría de gusiantes
Foto vía Alimente

Ingredientes (4 porciones)

  • 250 gramos de guisantes.
  • 625 ml de caldo de pollo o verduras
  • 1 cebolla
  • ½ papa
  • Hojas de menta fresca al gusto
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta al gusto

Preparación

  • Picar la cebolla, pelar la papa y cortar la mitad en dados pequeños.
  • En la olla donde se va a preparar la sopa, sofreír la cebolla con un poquito de aceite, durante 4 minutos.
  • Incorporar las papas y el caldo. Llevar a ebullición.
  • Bajar el fuego y pasados 5 minutos, añadir los guisantes.
  • Cocinar 5 minutos más a fuego bajo.
  • Triturar y salpimentar al gusto. Si queda muy espesa y la prefiere menos densa, añadir un poco de agua.
  • Reservar una hora en la nevera y antes de servir, picar las hojas de menta y repartirlas sobre los platos.

Notiespartano/CocinayVino

Compruebe también

Galletas de jengibre, sencillas y rápidas

Aunque las galletas de jengibre están asociadas en muchos casos a la Navidad, realmente es …