24 de septiembre de 2182: fecha de la NASA para posible choque del asteroide Bennu contra la Tierra

Aunque aún queda tiempo, puede marcar en su calendario el 24 de septiembre de 2182. Ese es el día, según un estudio publicado por la NASA en la revista ‘ Icarus‘, en el que el asteroide Bennu tiene más probabilidades de chocar contra la Tierra. Pero no se alarme: aunque las posibilidades existan, solo son de una entre 2.700. O, lo que es lo mismo, el 0,037% de expectativas de impacto.

La agencia espacial estadounidense se apoya en las observaciones sobre el terreno de la nave OSIRIS-REx, que durante dos años ha estado orbitando al asteroide, de medio kilómetro de longitud. La sonda ya está de vuelta a la Tierra con un cargamento especial de más de 60 gramos de material extraído de la roca; sin embargo, los científicos en nuestro planeta ya han podido extraer algunas conclusiones sobre el asteroide, como una aproximación más certera sobre su trayectoria.

«No creo que debamos hacer nada con respecto a Bennu», afirmó en rueda de prensaLindley Johnson, científico planetario de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria de la NASA. A pesar de que la agencia espacial quiere calmar los ánimos, ha afirmado que seguirá monitorizando de cerca a Bennu y a (29075) 1950 DA, los dos asteroides más peligrosos que, de momento, acechan la Tierra.

Como parte de su misión de recuperar muestras de asteroides, OSIRIS-REx visitó su primer destino, Bennu, por primera vez en 2018. Desde su órbita ha estudiado la composición, estructura, masa y temperatura del asteroide de la roca espacial, para después recuperar muestras y traerlas a casa. Se cree que Bennu es un fragmento de un planetesimal más grande, un bloque de construcción de planetas que se formó más allá de Júpiter en los primeros días del Sistema Solar, por lo que podría contener pistas importantes sobre cómo se formó nuestro vecindario cósmico. Está previsto que la sonda arroje su botín en paracaídas en el desierto de Utah en septiembre de 2023. Después continuará su camino hacia otro asteroide.

Bennu fue el objetivo elegido en parte porque su órbita alrededor del Sol es como la de la Tierra, por lo que los dos cuerpos se acercan periódicamente, lo que facilita que una nave espacial llegue y, después, regrese a nuestro planeta. Además, a Bennu ya se le tenía categorizado como un asteroide peligroso, por lo que los científicos expertos en defensa planetaria también podrían recopilar gran cantidad de datos. Porque, aunque solo tiene una vigésima parte del tamaño de la roca que mató a los dinosaurios, un impacto directo sería devastador a escala continental.

Notiespartano/Abc

Compruebe también

Robó $670 mil para jugar en un tragamonedas que no da dinero real

Una mujer gastó 940 mil dólares australianos (unos US$ 670 mil al cambio) de su …