La corteza cerebral puede regular nuestra necesidad de dormir

Por qué necesitamos dormir y cuáles son los procesos involucrados en el sueño  son algunas de las cuestiones más interesantes a resolver por la neurociencia moderna, y ahora investigadores de la Universidad de Oxford han descubierto un nuevo objetivo a analizar en el cerebro de los mamíferos –la corteza cerebral– para comprender mejor cómo se regula la necesidad de dormir en los seres humanos.

La corteza cerebral constituye alrededor del 80% del volumen del cerebro y se encarga de muchos fenómenos complejos en los que se incluyen la percepción, el pensamiento, el lenguaje, la atención y la memoria. La actividad en la corteza cerebral se suele utilizar en los estudios del sueño  para registrar los patrones de sueño y actividad, pero en la nueva investigación –que se ha publicado en Nature Neuroscience – se ha encontrado que los procesos realizados por la propia corteza cerebral podrían ser de hecho responsables del control del sueño, así como de la duración y la profundidad del mismo.

Moderar el sueño con propósitos terapéuticos

Los investigadores monitorizaron la actividad cerebral en ratones de laboratorio, que tienen similitudes con el cerebro de los humanos en cuanto a la anatomía y los mecanismos del sueño. Las neuronas en dos áreas de la corteza –la capa neocortical 5 y una parte del hipocampo– fueron silenciadas en los cerebros de los ratones.

Cuando las neuronas de esas áreas del cerebro fueron desactivadas, los ratones repentinamente se mantuvieron despiertos durante al menos tres horas más cada día. Para poner esto en perspectiva un ratón vive alrededor de dos años de promedio, lo que significa que estuvieron despiertos tres meses completos más durante su vida, lo que equivale a unos 10 años humanos.

A pesar que los ratones permanecieron despiertos más tiempo, su necesidad de sueño profundo no pareció estar afectada. Normalmente, cuando los ratones (y los humanos) están despiertos más tiempo de lo normal y se encuentran más cansados y duermen más profundamente para compensar. Pero en estudio con ratones de laboratorio se comprobó que los animales no durmieron más profundamente de lo habitual. Sus relojes internos no parecieron verse afectados en absoluto por las horas activas extras en su vida diaria.

El Dr. Lukas Krone del Departamento de Fisiología, Anatomía y Genética de la Universidad de Oxford, y principal autor del estudio ha dicho: “Nuestro descubrimiento de que la corteza cerebral interviene en el sistema de regulación del sueño abre nuevas perspectivas a la medicina del sueño. Se podrían utilizar técnicas de estimulación cerebral no invasivas ya establecidas para alterar la actividad cortical y de ese modo moderar el sueño con un propósito terapéutico, así como para el tratamiento de los trastornos del sueño.

Con información de WebConsultas

Compruebe también

Las frutas cítricas y su importancia en la cosmética

Las frutas cítricas siempre tan tenido gran incidencia en el campo de la salud y la cosmética; por …