A FONDO-Sin sacrificios no hay beneficios para los fondos que buscan el siguiente Tesla

Por Ben Klayman, Paul Lienert y Echo Wang

(Reuters) – ¡Hagan sus apuestas! La carrera por encontrar el próximo Tesla está en marcha, pero la búsqueda está dando lugar a un montón de chapuzas y también a potenciales superestrellas.

Fidelity Investments, BlackRock Inc, T. Rowe Price Group Inc y la escocesa Baillie Gifford son algunos de los administradores de fondos que están ayudando a financiar el cambio del transporte desde los combustibles fósiles con inversiones en una o más de las 32 empresas del sector de vehículos eléctricos, que creen que serán ganadoras en el largo plazo.

A corto plazo, ha habido algunos baches en el camino.

En sólo tres semanas, desde finales de abril hasta mediados de mayo, el valor combinado de las 32 empresas ha caído más de 200.000 millones de dólares y hasta 810.000 millones de dólares, según datos recopilados por Reuters y el sitio web de inversores Pitchbook. Tesla, el fabricante de automóviles más valioso del mundo, fue el responsable de tres cuartas partes de la caída.

Para algunos observadores del mercado, la fuerte baja del sector de los vehículos eléctricos es una progresión natural de las altísimas valoraciones que hay en un mercado abarrotado de empresas, que en algunos casos no tienen ni ingresos y ni siquiera productos que vender.

«Vamos a ver algunas empresas atropelladas», dijo Evangelos Simoudis, inversor de riesgo y autor de «Transportation Transformation».

De las 32 empresas analizadas por Reuters, 17 están realizando o han realizado fusiones inversas a través de sociedades de adquisición con fines especiales (SPAC), a menudo llamadas empresas del cheque en blanco. De las 15 restantes, seis son privadas y el resto cotizan en bolsa.

La caída del mercado es especialmente frecuente entre las empresas emergentes que han salido a bolsa a través de fusiones inversas. Desde finales de abril hasta mediados de mayo, la capitalización bursátil de Lordstown Motors se desplomó un 32%, mientras que la empresa de baterías QuantumScape cayó un 29% y la compañía de infraestructuras ChargePoint perdió un 24%. Durante el mismo periodo, el valor de Tesla descendió un 23%.

Reuters no pudo cuantificar el impacto global de la reciente caída de las valoraciones de las empresas de vehículos eléctricos para los gestores de activos individuales, ya que algunas de las inversiones son privadas y no está claro cuánto han puesto en cada una.

BlackRock ha invertido en 22 de las 32 empresas, Fidelity en 19, Baillie Gifford en ocho y T. Rowe Price en cuatro.

Las grandes casas reparten sus inversiones clave entre varios de sus fondos. Fidelity, por ejemplo, distribuye sus inversiones en Tesla entre más de 100 de sus fondos de inversión.

«Buscamos empresas que vayan a aumentar sus retornos con el tiempo», dijo Elliot Mattingly, analista jefe de automóviles de Fidelity y gestor de la cartera Fidelity Select Automotive Portfolio.

El fondo de Mattingly, de 191 millones de dólares, ha obtenido una rentabilidad total del 102% en el último año. Sin embargo, la principal participación del fondo es en el veterano de la automoción Toyota, que representa el 11% de la cartera total. General Motors, Tesla y el fabricante chino de coches eléctricos Nio ocupan el segundo, tercer y cuarto lugar, respectivamente, según datos del fondo.

UNA RULETA

Ante la pérdida de negocio frente a los fondos tradicionales más baratos y que siguen índices, existe la presión de encontrar valores que impulsen los rendimientos.

«Estos grandes inversores dicen: ‘Sabes qué, voy a apostar por el rojo, el negro’. Básicamente, sacan un cuarto de la ruleta y empiezan a poner dinero y luego lo refinan», dijo Tony Aquila, director ejecutivo y uno de los primeros inversores de la empresa de vehículos eléctricos Canoo.

«No es diferente a un apostador sofisticado en Las Vegas».

Una inversión de una gran firma de fondos es un gran respaldo para las startups sin historial, y los ejecutivos del sector de los vehículos eléctricos dicen que esos fondos están acelerando el cambio del transporte con combustibles fósiles.

«En las categorías en las que hay una gran innovación y una carrera armamentística, como en el caso de los vehículos eléctricos, los BlackRock y los Fidelity desempeñan un papel muy importante en el fomento de la innovación», afirma Aquila.

Una nueva vía para los inversores institucionales, que han visto disminuir tanto las oportunidades de inversión tradicionales como los rendimientos al reducirse el número de empresas públicas, es el PIPE, o inversión privada en acciones públicas (PIPE).

Los promotores de las denominadas SPAC o empresas de cheque en blanco -empresas de papel que cotizan en bolsa y recaudan dinero para adquirir empresas privadas- empezaron a ofrecer inversiones privadas a los grandes inversores, normalmente con descuento, el año pasado como forma de introducirlos en las empresas emergentes antes de que salgan a bolsa.

La compra de una empresa a través de una SPAC puede ser más arriesgada porque ésta tienen mayor libertad que las empresas que hacen una oferta pública tradicional.

El análisis de Reuters de los datos de inversión recopilados por PitchBook muestra que un grupo de 17 empresas emergentes relacionadas con los vehículos eléctricos ha recaudado más de 9.000 millones de dólares en inversiones privadas respaldadas por uno o más de los grandes gestores de activos.

BlackRock no quiso hacer comentarios para este reportaje, pero ha manifestado que la transición a un mundo más sostenible presenta «una oportunidad de inversión histórica».

JUGADAS A LARGO PLAZO

La vía del PIPE no es universalmente popular.

T. Rowe Price, que tiene su sede en Baltimore, se ha mantenido al margen de las ofertas de los patrocinadores de cheques en blanco en el sector de vehículos eléctricos y prefiere invertir en empresas con una trayectoria de salida a bolsa en un plazo de dos a tres años, lo que le da tiempo para comprender sus estrategias y tener cierta influencia en los directorios.

«No nos gusta disparar a la bandada», dijo Joe Fath, gestor de la cartera del T. Rowe Price Growth Stock Fund. «Algunos inversores disparan a un montón de blancos diferentes. Nosotros hacemos una profunda investigación de la industria y de la empresa y apostamos selectivamente por las firmas que creemos que serán ganadoras duraderas».

Fath es un observador en el consejo de administración de Rivian, donde T. Rowe Price ha dirigido las tres últimas rondas de inversión privada. La valoración de Rivian sigue subiendo: de unos 6.000 millones de dólares a principios de 2019 a un estimado de 27.600 millones de dólares después de la más reciente subida en enero de 2021.

Baillie Gifford, una firma de fondos con 113 años de antigüedad cuya apuesta temprana por Tesla le ha ayudado a superar a sus compañeros, está activo como inversor antes y después de la salida a bolsa de varios fabricantes de vehículos eléctricos conocidos.

También ha participado en colocaciones privadas relacionadas con las empresas de vehículos aéreos Joby y su rival alemana Lilium.

La empresa, con unos 450.000 millones de dólares en activos gestionados, tiene una estrategia de inversión en empresas que espera que crezcan de forma espectacular.

La inversión de la firma en el fabricante chino de vehículos eléctricos y baterías BYD, que también cuenta con el respaldo de Warren Buffett, ha perdido un 13% de su valor desde finales de abril hasta mediados de mayo. Las acciones de Baillie Gifford en la nueva empresa pública ChargePoint han caído un 24% en el mismo periodo.

El gestor de inversiones Brian Lum dijo que la empresa se centraba en el rendimiento de largo plazo.

«Normalmente, mantenemos las cosas durante cinco años, 10 años o incluso más», dijo Lum. «El dominio de los vehículos eléctricos es casi inevitable».

(Reporte adicional de Tim McLaughlin; Editado en español por Javier López de Lérida)

tagreuters.com2021binary_LYNXNPEH4I173-BASEIMAGE

Compruebe también

JD Sports comprará una participación del 80% en el minorista online español Deporvillage

28 jun (Reuters) – JD Sports Fashion dijo el lunes que su unidad española comprará …