Dinamarca acelera la reapertura de su economía al disminuir los casos de nuevos virus

COPENHAGUE, 16 abr (Reuters) – Dinamarca dijo el viernes que reabrirá la economía antes de lo previsto al disminuir los casos de infección por COVID-19, permitiendo el servicio en el interior de restaurantes y cafés y que los aficionados al fútbol animen desde las gradas a partir del 21 de abril, semanas antes de lo previsto inicialmente.

Dinamarca ha evitado una tercera oleada de la epidemia de COVID-19 tras imponer amplias medidas de restricción en diciembre, que frenaron considerablemente la epidemia hasta situarla entre 500 y 700 infecciones diarias, frente a los varios miles de diciembre.

La mayoría de los planes de reapertura previstos están supeditados al uso del llamado «pasaporte corona», un documento que comprueba si el titular se ha vacunado, se ha infectado previamente o se ha sometido a una prueba en las últimas 72 horas.

«Dinamarca se encuentra en un buen momento, con margen para una mayor reapertura», dijo el ministro de Justicia, Nick Hekkerup, en un comunicado.

«Pero esto requiere que nos mantengamos en los buenos hábitos, que sigamos haciéndonos las pruebas y que sigamos utilizando el pasaporte corona para acceder a algunas de las cosas que queremos», dijo.

Como parte del acuerdo alcanzado por el Gobierno y la mayoría del Parlamento a primera hora del viernes, el límite de reuniones públicas al aire libre se elevará a 50 desde 10 el 21 de abril. El plan es eliminar la prohibición de las reuniones públicas al aire libre el 11 de junio.

El acuerdo incluye la reapertura de centros comerciales, museos, bibliotecas, la prestación de servicios en el interior de restaurantes y cafés, y la práctica de deportes en el interior para los menores de 18 años, y permite a más estudiantes reanudar las clases.

Los aficionados al fútbol también podrán volver a los estadios la próxima semana en secciones separadas con capacidad para 500 espectadores cada una. Todos los espectadores deberán presentar los pasaportes corona y serán registrados con vistas a rastrear cualquier nuevo brote del virus.

Dinamarca ha desarrollado una capacidad de análisis masiva, que permite realizar pruebas a unas 200.000 personas, o cerca del 4% de la población, cada día. Las autoridades lo han utilizado para rastrear nuevos brotes y cerrar las actividades en ciertas partes del país, mientras mantienen abierto el resto.

El país nórdico tiene la tercera tasa de infección y mortalidad más baja de Europa, sólo por detrás de Islandia y Portugal, según el Serum Institute del país.

Esta semana, Dinamarca se ha convertido en el primer país que deja de utilizar la vacuna contra COVID-19 de AstraZeneca por su posible relación con una forma rara pero grave de trombos, lo que ha retrasado varias semanas la conclusión prevista de su programa de vacunación.

(Información de Nikolaj Skydsgaard y Jacob Gronholt-Pedersen; editado por Toby Chopra y Kim Coghill, traducido por Michael Susin en la redacción de Gdansk)

tagreuters.com2021binary_LYNXMPEH3F0HP-BASEIMAGE

Compruebe también

Pandemia refuerza el populismo de derechas en Europa

Pandemia ha aumentado el respaldo de los movimientos populistas de derechas en Europa, según estudio del Foro de la Midem