Maduro busca acelerar pagos digitales en Venezuela ante crisis de efectivo

Un asistente del conductor del autobus recoge pagos fuera de una parada en Caracas, Venezuela, 9 de marzo del 2021. Foto tomada el 9 de marzo del 2021. REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria

CARACAS, 15 mar (Reuters) – Para enfrentar una creciente escasez de efectivo que causa en Venezuela el cuarto año de hiperinflación, el gobierno de Nicolás Maduro presiona a los bancos y les pide agilizar a contra reloj pagos digitales, dijeron tres fuentes financieras.

Maduro ha apuntado al sistema de transporte público, que moviliza unas tres cuartas partes de todos los billetes en bolívares que circulan en la economía, como la primera y más urgente etapa del plan «el bolívar digital».

En reuniones que el gobierno sostiene con la banca desde enero, ha pedido que distribuyan puntos de pago electrónicos entre los transportistas, dijeron los consultados que pidieron hablar bajo condición de anonimato. Al tiempo que se instala un sistema similar para cobrar los viajes en el metro de Caracas.

Pero como la venta e instalación de las máquinas de pago electrónico demora, cientos de venezolanos forman largas filas frente a las oficinas bancarias y al día reciben en taquilla un límite de pocos billetes, que en un país con una inflación anual de 2,665% solo alcanzan para costear un par de viajes en transporte público.

Muchos venezolanos han dejado de usar bolívares en efectivo para comprar alimentos y otras urgencias diarias. Se necesitan 40 billetes de 50.000 bolívares para adquirir un kilo de arroz. A veces la mejor opción es pagar con dólares en efectivo o tarjetas de débito, algunas respaldadas por ahorros en divisas en cuentas locales o internacionales.

El Banco Central evidenció la crisis de efectivo al anunciar que este mes circularán nuevos billetes y el más alto es de 1 millón de bolívares, que equivale a medio dólar.

«El pago del pasaje es complicado porque no hay efectivo», dijo Marina Ospino, una trabajadora informal que se moviliza casi a diario sin vehículo propio. «Para hacer una diligencia debes tener un dineral», agregó la madre de dos niñas que consigue en una visita al banco un máximo 400.000 bolívares.

Si bien los pagos digitales para el transporte público son la norma en todo el mundo, Venezuela nunca adoptó algo similar para su caótico sistema de líneas de autobuses independientes.

Los transportistas en el país sudamericano han empezado ha recibir billetes de un dólar o cinco dólares por la falta de bolívares en efectivo, y mientras las divisas viajan en autobús, se profundiza una dolarización informal de la economía y la desigualdad entre los que tienen o no divisas.

Maduro ha reconocido que el dólar funciona como una «válvula de escape» a las sanciones de Estados Unidos, pese a que sigue acusando al gobierno de ese país de buscar derrocarlo.

El volumen de bolívares en billetes en la economía representa 2% del dinero que circula en el país cuando hace dos años equivalía a 7%, según datos del BCV. El papel moneda ha quedado para pagar el transporte público. «La gente va a la taquilla a pedir efectivo. De esas operaciones que se hacen en los bancos, 80% se usa en el transporte», dijo una fuente financiera.

En la lucha contra el coronavirus, el gobierno mantiene un plan de cuarentena que permite que abran las oficinas bancarias una semana sí y otra no. Muchos acuden esos cinco días seguidos a los bancos para retirar efectivo y en un día incluso hacen fila hasta en dos agencias para acumular billetes, dijeron testigos a Reuters.

«Para ir a los Valles del Tuy (a las afueras de Caracas) gasto mínimo un millón de bolívares», dijo Karina una enfermera que pidió resguardar su apellido. Estaba en la cola para entrar a un banco estatal y recibir billetes por 400.000 bolívares. «La cola se hace para el pasaje (de autobús), con eso (400.000 bolívares) no se puede comprar ni un caramelo», agregó.

Mientras el gobierno presiona para el sistema digital, fuentes financieras y del sector transporte dijeron que el plan de pagos digitales no marcha a la velocidad esperada. Apuntaron que hay escasez de plástico para elaborar las tarjetas y los transportistas demoran en comprar los puntos de pago importados que algunos bancos venden por 150 dólares y a crédito.

El Ministerio de Comunicación y el Banco Central no respondieron a solicitudes de comentarios.

DESAPARECE

Al lento avance de multiplicar los pagos digitales, el BCV resolvió ampliar la familia de billetes, con papel y tinta que tenía en inventarios, dijo una fuente oficial. En 2020 realizó dos compras de papel de seguridad a una empresa en Brasil, según registros de Import Genius.

Bajo las sanciones, el ente emisor ha tenido trabas para importar más papel moneda y billetes como lo hacía hace unos años, dijeron dos fuentes financieras. Un intento de imprimirlos en Turquía, uno de los aliados del gobierno, no tuvo éxito, señalaron otras dos fuentes conocedoras de los acercamientos.

«¿El dinero físico desaparece? Le preguntó el intelectual Ignacio Ramonet a Maduro en una entrevista en la televisión estatal a inicios de año, cuando admitía que se hacían cada vez más operaciones en divisas y pagos electrónicos. «Sí, desaparece. Para Venezuela es una gran ventaja», comentó el mandatario sobre el bolívar, sin dar más detalles.

En las calles, por ahora la alternativa es usar divisas. Los ayudantes de los chóferes que cobran los pasajes llevan en sus manos fajos de bolívares y varios billetes de 1 dólar. Algunos tienen preparados pequeños paquetes de billetes de moneda local para dar el vuelto exacto al momento de recibir las divisas.

Los usuarios consiguen en los autobuses más bolívares en billetes que en las oficinas bancarias. Pero los transportistas imponen un tipo de cambio más bajo al precio del dólar que fija el BCV cuando reciben divisas y entregan el cambio en bolívares.

«Eso es lo que ha salvado la patria, el dólar», dijo José Espinoza, un transportista del oeste de Caracas. «Pocas personas tienen la posibilidad de tener (bolívares en) efectivo (…) ahorita todo el mundo carga dólares», comentó.

En ocasiones, las denominaciones menores a 20 dólares se reservan para pagos como el transporte público y escasean en las tiendas por lo que algunos negocios no tienen cómo dar cambio y entregan vales para futuras compras.

Notiespartano/Reuters

Compruebe también

Al menos 10.000 pacientes con VIH han huido de Venezuela

Para una persona que padece el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), los tratamientos con antirretrovirales …