«Ni improvisar ni mercadear el aprendizaje» Gremio educativo público y privado coinciden en exigencias

Los gremios educativos que laboran en el sector público y privado han coincido en su posición frente al anuncio por parte de la administración de Nicolás Maduro respecto al retorno parcial a clases presenciales a partir del mes de marzo en todos los niveles de instrucción, advirtiendo que no debe ser una medida impuesta sino concertada porque cada región tiene sus particularidades y así mismo los protagonistas, es decir, padres, representantes, estudiantes y docentes.

En Nueva Esparta la Asociación Nacional de Institutos Educativos Privados, Andiep, emitió un Comunicado dirigido a los organismos con competencia educativa y a la comunidad en general, en el que fija posición e invita a debatir el tema, y piden incluir a los equipos docentes como personal prioritario en los programas de vacunación.

“Nos llena de preocupación la proliferación de espacios improvisados, que se han dedicado a mercadear las asignaciones escolares como una manera de hacer recursos económicos a costa del desarrollo educativo de nuestros estudiantes, y además en espacios no siempre acondicionados que afecta emocional y académicamente el confinamiento en los niños. Asumir el reto de volver a la presencialidad no es una medida que debe ser impuesta ni improvisada”.

Como asociación educativa proponen descentralizar y diversificar los protocolos de bioseguridad, y dejarlo como tarea de cada contexto estadal e institucional, considerando las características de cada grado o año de instrucción, así como dejar a criterio el tiempo de permanencia de estudiantes en las instalaciones.

Recomiendan diseñar un plan de reinicio de clases presenciales escalonado o progresivo que incluya todos los grados y niveles de la educación, desde inicial hasta educación media, resaltando que los niños de preescolar deben desarrollar la psicomotricidad y socialización necesaria a esas edades de manera presencial.

También destacan la obligatoriedad de garantizar la existencia de agua en las instituciones educativas, el uso universal del tapaboca, aplicación continua de gel antibacterial o agua y jabón, frecuente lavado de manos, toma de temperatura, distanciamiento social recomendando la permanencia de un máximo del 50% de la matrícula escolar por aula, continua limpieza de los espacios y garantía de materiales para su desinfección, además de contar con el apoyo de Protección Civil para la desinfección frecuente de los espacios educativos.

Por su parte, la Federación de Trabajadores de la Enseñanza en Nueva Esparta, Fetraenseñanza, también propuso abrir un compás de reuniones que permitan desnudar la realidad y en función de eso establecer las condiciones para volver a los salones de clase.

Jacqueline Gil, Secretaria de Organización del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza, dijo que no hay condiciones técnicas ni operativas que aseguren la salud de los asistentes.

“Las escuelas están en condición deplorable. No hay material de trabajo como tiza borrador, pizarrón. Los baños no están aptos para recibir a nadie, los trabajadores no tienen como aplicar medidas de bioseguridad”, describe la docente, pero además recuerda que la situación en el país del dinero en efectivo siegue siendo un caos, así como la falla en el trasporte público.

Otro elemento que expone como condición a revisar es la parte alimenticia, para determinar si es factible abrir los comedores escolares, una necesidad ingente para alumnos y dicentes cuyo sueldo no supera, en muchos casos, los dólares y todavía el Ministerio les adeuda el 300% de lo establecido en contratos ya firmados.

Gil espera que el ministro llame a las Federaciones a conversar y cesen las presiones, pues ya en Nueva Esparta hubo 40 trabajadores adscritos al Ministerio de Educación que les fue suspendido de salario el salario y gracias a la lucha sindical lograron su restitución.

Neoespartano

Compruebe también

Alcaldía de Mariño y empresarios determinan Tributos en pandemia

Alcaldía de Mariño sostuvo un encuentro con los empresarios a fin de plantear convenimientos y llegar a acuerdos tributarios armónicos