Nobel Andrea Ghez: Los agujeros negros no son aspiradoras cósmicas

Andrea Ghez es una de las tres ganadoras este año del Nobel de Física por descubrir que en el centro de la Vía Láctea existe un agujero negro supermasivo. Unos misteriosos objetos que, en contra de la creencia popular, no son una especie de aspiradoras cósmicas que se tragan todo lo que está a su alcance.

Las investigaciones de Ghez, en paralelo con las de Reinhard Genzel, otro de los ganadores, han seguido el movimiento de las estrellas en el centro de nuestra galaxia para determinar que hay un objeto compacto supermasivo que, según los conocimientos actuales, solo puede ser un agujero negro, donde la gravedad es tan fuerte que ni la luz puede escapar.

Profesora de Física y Astronomía en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), a Ghez (1965) le encantan los rompecabezas, crucigramas y sodukus, y piensa en sus investigaciones como en un enigma por resolver, lo que es «tremendamente divertido», señala a Efe en una entrevista telemática.

Pregunta: Felicidades por el Nobel de Física. Este año, debido a la pandemia no estará usted en Estocolmo para recoger el premio. ¿Es una pequeña desilusión?

Respuesta: No hay forma de sentirse desilusionado por haber ganado un Premio Nobel. Es un momento interesante y (el Comité Nobel) está haciendo un trabajo estupendo para ver cómo celebrarlo de forma remota y segura.

P: Usted lleva años estudiando el centro de la Vía Láctea, ¿cómo es?
R: Es un lugar realmente interesante. Es más extremo que cualquier otra zona de nuestra galaxia y está mucho más poblado de estrellas.

Compruebe también

Así es la tabla de surf eléctrica más avanzada del mundo

La revolución eléctrica también está llegando al mar. En 2018, Flite lanzaba su primera tabla de …