La diabetes no es un obstáculo para disfrutar del sexo

Boehringer Ingelheim y la marca Durex de Reckitt  Benckiser se unen por primera vez en la campaña Más placer, más salud, la diabetes no es un obstáculo para disfrutar el sexo” para hablar de lo que nadie habla,  diabetes y sexo. 

Según el Doctor Roberto Ramírez, nefrólogo y miembro de la Sociedad Colombiana  de Nefrología, “en el mundo aproximadamente 422 millones de personas viven con  diabetes, de las cuales 50% hombres y 40% mujeres presentan dificultades en su  sexualidad”. 

Entre las dificultades que pueden presentarse en hombres y mujeres e destacan: 

Efectos en hombres: difusión eréctil, perdida de fuerza en el erección – la cual se  ve agravada paulatinamente-, disminución en las hormonas sexuales masculinas  (testosterona), lo cual hace que los músculos se disminuyan y que el pelo facial y  capilar se caiga.  

Efectos en mujeres: perdida del deseo sexual, baja en la lubricación vaginal,  disminución de las hormonas sexuales femeninas, perdida de la satisfacción sexual,  la cual afecta y genera cambios en la piel por lo cual cambia la calidad de la piel.  

Una disfunción sexual implica la ausencia o la modificación de una o de varias fases  de la respuesta sexual: deseo, excitación, orgasmo y resolución. Según cada caso,  puede tratarse de problemas de salud, falta de interés, una imposibilidad para sentir  placer, entre otros factores.

“Tener diabetes no significa que se desarrollará  automáticamente una disfunción sexual. Sin embargo, más de la mitad de los  hombres con diabetes pueden verse afectados y la posibilidad de problemas  aumenta con la edad. Por otro lado, las mujeres con esta enfermedad tienen el doble  de probabilidades de experimentar problemas sexuales que las que no la padecen”  afirma Ramírez. 

“Sabemos que esta enfermedad no es fácil, aún así se aprenda a vivir con ella,  restringe lo que comes en el plato; azúcar, grasas, carbohidratos… pero, lo que se  come en la cama se puede comer con libertad” mencionó Alexandra López. 

Ahora, el mundo se enfrenta a una marcha implacable de la diabetes que  incrementará 34% para el 2030 según proyecciones de la Organización Mundial de  la Salud.4 Por lo cual, a pesar de las condiciones desfavorables, la educación debe  ser una herramienta para controlar la patología, se debe inculcar la responsabilidad  informada, es decir, permitir que el paciente se haga cargo de su condición a partir  de una base informativa sólida respecto a ella. 

“Las dificultades sexuales es solo una de las numerosas consecuencias que  conlleva esta enfermedad. A medida que progresa va afectando varios órganos  vitales como el corazón, el riñón, los ojos y puede ocasionar enfermedades  cardiacas, ataques cerebrovasculares, entre otras. De esta manera es necesario  controlarla y proteger estos órganos. Es por esto que tener estos espacios  informativos que ayudan incluso a desmentir tabús son importantes para ayudar a  los pacientes diabéticos” aseguró Juan Carlos Tovar, director médico de Boehringer  Ingelheim S.A., 

Para evitar que se presenten estos tipos de problemas relacionados con la diabetes,  los expertos promueven que las personas lleven estilos de vida saludables y un  acompañamiento cercano de un profesional de la salud.

Notiespartano

Compruebe también

Qué significa el «Slow sex», motivos por los que deberías probarlo

Hay tantas maneras de disfrutar la sexualidad que no somos muy conscientes de que podríamos …