Localizan una aurora ultravioleta en un cometa gracias a la sonda Rosetta

Una inesperada aurora ultravioleta ha sido localizada alrededor de un cometa gracias al uso de instrumentos que lleva la sonda espacial Rosetta, señala este lunes 21-S un estudio publicado en la revista británica Nature Astronomy.

La aurora es un fenómeno en forma de brillo o luminiscencia que se presenta en el cielo nocturno, generalmente en las zonas polares -auroras boreal y austral-, y se produce cuando unas partículas cargadas del Sol chocan con la magnetosfera de la Tierra.

Este fenómeno has sido observado en varios planetas y lunas de nuestro sistema solar e incluso alrededor de una estrella distante.

El último fenómeno ha sido detectado en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko (67P/C-G), con la ayuda de instrumentos sensores del Instituto de Investigación del Suroeste (SwRI, en inglés) que lleva Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA).

«Las partículas cargadas del Sol que fluyen hacia el cometa en el viento solar interactúan con el gas que rodea el hielo del cometa (…) y crea aurora», señaló el vicepresidente del SwRI, Jim Burch.

El gas que hay alrededor del cometa, denominado «coma», responde a las partículas solares al proyectar una luz ultravioleta.

«Al principio, pensábamos que las emisiones ultravioletas del cometa 67P correspondían a un fenómeno conocido como ‘resplandor del día’, un proceso causado por unos fotones solares al interactuar con el gas cometario», señaló Joel Parker, científica del SwRI.

«Nos sorprendió descubrir que las emisiones ultravioletas correspondían a la aurora, impulsada no por fotones, sino por electrones en el viento solar», añadió.

En esta investigación participó también Marina Galand, del Imperial College de Londres, quien encabeza un equipo que utilizó un modelo físico para integrar las medidas tomadas por los distintos instrumentos que lleva la sonda espacial.

«Al hacer esto, no hemos tenido que depender de un único grupo de datos de un solo instrumento», señaló Galand, científica que redactó el artículo que publica este lunes Nature Astronomy.

«He estudiado las auroras de la Tierra durante cinco décadas. Encontrar auroras alrededor de 67P, que no tiene campo magnético, es sorprendente y fascinante», señaló, por su parte, Burch.

Al seguir la trayectoria del 67P/C-G entre los años 2014 y 2016, Rosetta facilitó importantes datos que revelaron cómo el Sol y el viento solar interactúan con los cometas.  

Compruebe también

Crean en Brasil una aplicación que ayuda a combatir el racismo

Una creativa forma de combatir el racismo usando las ventajas de las nuevas tecnologías será …