Neoespartanos tienen como protectores a la Virgen del Valle y al Cristo del Buen Viaje ante ineficiencia de servicios públicos

Región Insular, Asociación Civil para el análisis político, ante la crítica situación de los servicios públicos cuya insostenibilidad, compromete la desgarrada paz social por estallidos incontrolables, apela a los responsables del régimen para la urgente solución de los mismos, dejando de lado la opacidad informativa y desinformación.

Margarita, estado insular, junto a las islas de Cubagua y Coche, contó por mucho tiempo con un número significativo de turistas, quienes convirtieron el turismo, como principal actividad económica abanderada con la pesca. Todo, generó el 80% de los puestos directos de empleos en el estado. Situación facilitadora de una efectiva conectividad aérea y marítima, transportadora de más de dos millones de visitantes cada año. Hoy, el turismo, es una actividad casi inexistente.

El turismo, generó el 80% de los empleos directos en el Puerto Libre.

Los servicios públicos, constituyen una incidencia significativa en la caída económica del estado. El ciudadano, debe sortear serias dificultades para alcanzar un mínimo de lo que le compete en su cotidianidad, como es llegar a su trabajo.

AGUA La aducción para suministrar agua desde tierra firme, fueron construidas en sus dos presas principales; Clavellinos y Turimiquire durante los gobiernos de Raúl Leoni (1964-1969) y Jaime Lusinchi (1984-1989). La población entonces menor a 100 mil habitantes, supera en la actualidad 700 mil. Este crecimiento poblacional y el deterioro superior a 50 años de actividad del sistema, inciden en su obsolescencia, colapsando en gran parte, la calidad del servicio. La improvisación y la corrupción superan en miles de millones de bolívares lo destinado a la construcción de un nuevo sistema que debió funcionar desde hace varios años.

Comunidades en Nueva Esparta pasan más de 40 días, sin recibir agua, mientras la empresa hidrológica, no responde a la situación. La utilización de cisternas no resuelve la problemática y causa desespero, ante epidemias y otras situaciones sanitarias.

Electricidad un deficiente servicio minado por la falta de inversión dio al traste con el mismo e impide el desempeño de la actividad económica y doméstica. La caída del servicio diarias es de varias horas. Tanto la generación termoeléctrica como la del cable submarino presentan serios daños cada año.

El transporte. Un pésimo servicio, donde se presenta también la falta de mantenimiento de las unidades ha reducido el parque automotor, agravado ahora, por la falta de gasolina en el estado. El gobierno, no responde y la improvisación causada por la desinformación obliga a ciudadanos a pernoctar hasta 3 días en colas inhumanas, para surtir, solo 20 litros.

EL PROTECTOR MANDA A COCINAR CON LEÑA Sus declaraciones alertaron a la comunidad científica, donde una de las más graves consecuencias es la disminución de bosques regionales, situación ocurrida en los años 50. Actualmente,5 especies extintas pueden sumar otras. De consumarse la descabellada recomendación de quien fue Ministro del Ambiente.

Cocinar con leña, erosiona zonas de especies y ecosistemas en nuestra geografía que ha perdido el 60% de manglares debido a cambios del régimen hídrico. Lo afirma, la doctora Sabina Caula.

El protector. Objeto de fuertes críticas por la violación a normas constitucionales. La ilegitimidad de sus actos es la arbitrariedad de sus acciones. Se le acusa de jugar con las necesidades del pueblo, caso concreto, la entrega de bolsas CLAP con productos de pésima calidad.

El protector, ha sumado, rechazo de la comunidad neoespartana e insiste en ejercer gobierno donde perdió opciones de ejercicio legítimo como la Alcaldía de Mariño y la Gobernación del Estado. Desfila en actos de fechas patria junto a la parada militar. Su condición de protector no está consagrada en la Constitución y se entiende como usurpador.

Región Insular

Compruebe también

Cortes de electricidad y conexión ralentizan medios de comunicación de Nueva Esparta

Cortes eléctricos generan la caída del sistema de comunicaciones de la isla de Margarita porque no cuentan con un sistema de energía paralela