30% de empresas están en riesgo de desaparecer

Ante el aumento de casos de coronavirus en Venezuela, que ya supera los 7.000 contagiados, este lunes 6 de julio inició una nueva etapa de cuarentena radical para todo el territorio nacional, una medida que ha tomado el Ejecutivo para intentar frenar la propagación del virus pero que, a su vez, está haciendo estragos en el sector económico del país.

Antes de la cuarentena nacional decretada el pasado mes de marzo, los sectores económicos ya atravesaban una situación de riesgo. Según cifras del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios -Consecomercio-, el 30% de los establecimientos comerciales ya se encontraba en una situación precaria, la cual se ha agudizado con la actual crisis sanitaria.

La data recogida por el gremio evidencia que la cuarentena radicalizada mantiene con las santamarías bajas al 90% de los negocios, algunos de ellos sin expectativas de volver a levantarse, mientras que otros han tenido que migrar a la informalidad para poder subsistir.

Una situación similar atraviesa el sector industrial. Si bien las empresas hasta ahora han cumplido con sus compromisos, muchas ya no cuentan con flujo de caja para seguir cubriendo el pago de sueldos de sus trabajadores ni gastos operativos, pues además carecen de cualquier tipo de financiamiento o ayuda estatal.

Luigi Pisella, presidente de la Cámara Venezolana del Calzado -Cavecal-, detalló a Banca y Negocios que durante la segunda semana de flexibilización -del 15 al 21 de junio-, cuando se permitió la reapertura de los centros comerciales, el sector registró una disminución del 66% en unidades vendidas, en comparación con el mismo período del año anterior.

A su juicio, esta drástica caída en las ventas responde a la disminución del poder adquisitivo de los venezolanos, quienes priorizan la compra de alimentos y medicinas sobre cualquier otro bien en un contexto de hiperinflación.

Pisella afirmó que la movilidad ha sido un factor crítico. El también director tesorero de la Confederación Venezolana de Industriales -Conindustria-, señaló que aun durante las dos semanas en las que se permitió reanudar las actividades económicas para ciertos sectores autorizados, no fue fácil para los trabajadores movilizarse hacia sus puestos de trabajo, sobre todo para quienes habitan fuera del municipio donde laboran, dadas las fuertes restricciones al uso del transporte público y las barreras de contención que restringen la circulación de vehículos.

Fuentes del sector público y privado confirmaron a Banca y Negocios que desde el pasado viernes 3 de julio, desde ciudades satélite como Guarenas y Guatire o los Altos Mirandinos, no se les fue permitido el acceso al transporte público a los trabajadores que se dirigían a Caracas, aun presentando el respectivo salvoconducto. Trascendió que tanto en autobuses como en vehículos particulares, solo se permitió el ingreso a la capital a empleados del sector salud y alimentación.

«Están exigiendo el salvoconducto, pero hasta los mismos trabajadores que pertenecen a empresas priorizadas están teniendo problemas para trasladarse aunque se encuentren en el mismo estado», resaltó Pisella.

El director de Conindustria ejemplificó que si bien un trabajador del sector de artes gráficas no es considerado como priorizado, este abastece directamente a los sectores de alimentos y farmacéutico, por lo cual debería estar garantizada la posibilidad de que los empleados de esta y todas las áreas puedan trasladarse a sus lugares de trabajo.

«La actividad económica no se puede parar, sobre todo porque no contamos con financiamiento de ningún tipo», advirtió Pisella, quien estimó que de continuar la radicalización de la cuarentena que ya supera los 100 días, entre un 30% y 40% de las empresas va a desaparecer.

«El problema no son las empresas» 

A juicio de Pisella, es muy bajo el riesgo de contagio dentro de las instalaciones de los establecimientos industriales, dado que los mismos cuentan con los protocolos necesarios para operar de forma segura. «Se garantiza el distanciamiento, se promueve el uso de la mascarilla y del lavado constante de las manos, se les mide la temperatura a los trabajadores, etc. El problema no son las empresas», aseguró.

En ello coincide la expresidente de Consecomercio, Cipriana Ramos, quien rechazó que se limite el trabajo en las empresas donde puede haber mayor control de las personas pero se siga permitiendo la economía informal.

«Cierran los accesos a Catia pero igual la gente puede entrar caminando, que es aún más riesgoso. (…) Hay que dejar en la casa al que no tiene que estar en la calle, pero nosotros tenemos que salir a producir», dijo Ramos.

La empresaria manifestó su preocupación por el hecho de que muchas empresas han tenido que cambiar de ramo o migrar a la informalidad. «El delivery está reduciendo también al comercio formal y se está convirtiendo en una informalidad. Si esta situación persiste, el comercio va a ir desapareciendo», aseveró.

Asimismo, Ramos criticó que se reduzca el horario de permanencia en las calles. «Es una medida contraproducente porque estás concentrando la mayor cantidad de gente en cuatro horas», dijo con relación a la disposición establecida en algunos municipios del país, según la cual solo se permite el tránsito de personas de 7 de la mañana a 12 del mediodía.

Finalmente, el director de Conindustria reiteró el petitorio del gremio de que se flexibilice la cuarentena para todos los sectores económicos, incluyendo los que no son considerados priorizados. A su juicio, podría terminar siendo mucho mayor el daño ocasionado por la paralización de la actividad económica que por el virus.

Consecomercio, por su parte, ha instado a los dueños de negocios a trazar una estrategia de reestructuración, reagrupar fuerzas, revaluar el mercado y tomar decisiones que ayuden a salvar los puestos de empleos para que, ante una eventual vuelta a la normalidad poscovid, existan los medios y recursos para emprender un camino de recuperación.

Notiespartano/Banca y Negocios

Compruebe también

Autorizan la emisión de deuda en dólares en Venezuela

La Superintendencia Nacional de Valores de Venezuela (Sunaval) autorizó a la ronera local Santa Teresa …